miércoles, 4 de abril de 2007

Negro, sólo si es perro


“Así es cómo único uno quiere un nieto negro, ¿verdad? Que sea perro.” Dijo con orgullo la dueña del sitio donde mi hermana mayor lleva a recortar su preciado mini schnauzer . No puedo describir las náuseas que me produce tener que escribir sus palabras en estado de putrefacción, supongo que así mismo se encuentra su cerebro, y claro, el espejo de su casa que no le permite ver el ancho de su africanizada nariz de la que ella es indigna.

Aún no logro comprender el significado ni la relevancia del comentario. ¿Qué implica este comentario? ¿Cuál es su propósito? ¿De qué raíz venenoza de la historia humana ha germinado? ¿Por qué seguimos diciendo que en Puerto Rico no hay racismo, ni machismo, ni pobreza, ni tristeza? No sé. Pero que bueno que no lo comprenderlo. Muchos estudiosos han intentado buscar a través de la historia el origen de toda esta confusión racial, yo misma he intentado comprender la raíz de esa mentalidad, aún no lo he logrado. Pero así es el prejuicio, irracional hijo de la igorancia y el miedo. Comprender estas cosas podría significar un intento de justificación; horrible sería pintar de justo al propulsor de muchas injusticias: el racismo. ¿Qué me importa si es solapado o no? Eso no lo haría menos malo, sigue siendo dañino y destructor.

¿Cuánto tiempo más necesitaremos para entender que somos UNA SOLA HUMANIDAD? Todos y todas diferentes sí, pintados a brochazos de diversidad sí, un@s pasando hambre y otr@s con problemas de obesidad sí, un@s quejándonos del peso los libros en el bulto y otr@s aprendidendo escribir en la arena a falta de papel sí, algun@s más insportable que otr@s sí, sí, sí, pero seres humanos al fin y al cabo. NO, no tengo las respuestas a las preguntas que formulé en el párrafo anterior, pero un amigo boricua me a lanzado una pista a través de una de sus obras literarias y dice así:

“No te han dicho en la iglesia que todos somos hijos de Dios?”

“Sí, pero nadie lo cree. ¿Pueden ser esos tus sobrinos y ese tu hermano?”

“Sí, aunque tú no los aceptes como tus familiares” (E.Laguerre, Cauce sin Río)

Le tengo una noticia compatritota, créalo o no, somos una sola familia así que ya es muy tarde para arrepentirse, no solo tiene nietos negros, sino hermanos, y primos y sobrinos y... ¿qué más da? Probablemente ni sepa que hizo un cometario racista.

6 comentarios:

Roy Batty dijo...

me imagino que el racismo puede surgir por varias razones; miedo, frustracion, estereotipos, ignorancia y ser un perdedor/a.

recuerdo que mi 1era novia era negra y cada vez que sonhabamos de como iban ser nuestros hijos ella decia que queria que tuvieran mi nariz, mi pelo, mis labios y mi color de piel. ella vivia avergonzada de ser negra y yo le decia que no fuera ridicula porque ella era una mujer preciosa. claro, solo teniamos meses de novios y eso no compensaba los 16 anhos de aprendizaje donde su madre le dejaba saber desde el dia que nacio que ella habia preferido que sus hijos (incluyendola a ella) hubiesen salido como ella (blanca) en vez de su padre que era un negro dominicano.


los puertorriquenhos no saben la suerte que tenemos y es la variedad de belleza que se puede encontrar en este maldito pais, no como otros paises que se come lo mismo lo mismo lo mismo...

por cierto buen tema y citar las declaraciones de esa persona es educativo. es bueno saber los hijos de putas que uno se puede encontrar alla afuera. felicidades.

Liomarys Reyes dijo...

gracias por tus comentarios roy batty. asi es aveces la vida desgraciadamente, se aprenden tantas cosas que luego deben ser des-aprendidas por lo obsoletas e ignorantes que son, pero hacerlo vale la pena.

hasta pronto,
Lio

Alejandra dijo...

Sin miedo, sin pena de ofender hay que educar a los que nos rodean. Recientemente en un restaurante me quejé (cosa rarísima en mí) con quienes me acompañaban, de lo lento del servicio. Una de mis amigas, que es linda, dulce, educada, divina, me dijo: "Es que nuestro mesero es dominicano." Rápido rectificó, pero lo dicho, dicho está; es así como nos traicionan los prejuicios.

Francamente, nadie que me vea y observe bien, podría precisar si soy puertorriqueña, dominicana, chilena, hondureña, marroquí o iraní.

Liomarys Reyes dijo...

alejandra:

es bueno que menciones las cualidades de tu amiga, la verdad es que muchas veces las personas decimos las cosas por lo internalizadas (o grabadas) que estan en nuestro sistema y no realmente porque las creamos. Yo pienso que uno no puede creer en algo sin haberlo reconsiderado (analizado sus vertientes e implicaciones) y muchas veces decimos lo que no creemos por costumbre, porque es mas facil decir que creer. Por eso debemos educarnos y educar, para NO escoger ese facil camino y comenzar a creer antes de decir.

Gracias por tu visita.

Roy Batty dijo...

estoy de acuerdo contigo. pero el problema con la internalizacion es que cuando venimos a ver esas respuestas automaticas, tarde o temprano (se corre el riesgo), de formar parte de nuestros valores y creencias.

esa amiga vocifero tales disparates; quiza fue inofensivo y quiza no...lo importante es que en esos momentos analice porque carajo salio eso y porque es estupido (irracional).

Liomarys Reyes dijo...

Muy cierto roy, muy muy cierto. por eso recalco en la reconsideracion de lo que decidimos creer.
Gracias por tus visitas, siempre aportas algo.